20 jul. 2007

el acumulador de objetos que quería ser una estrella

"No me digas nada" así comenzaba mi paseo semanal de turismo artístico. Me adentraba en el mundo de aquel que quería ser una estrella. Carlos Pazos.
El artista que obserba y acumula objetos, lecturas y músicas, para transformar los recuerdos en souvenirs. El creador de un particular gabinete de curiosidades, en el cual se percibe un inmenso placer de aquel que se deja seducir por las cosas. Un juego donde se cronstruyen las historias personales del artista.

Mientras miraba y paseaba oía los murmuros de las estatuas humanas vigilantes. Imaginense son personas que tienen que estar varias horas de pie o a punto de parecer sentadas en esas butaquitas de diseño antiergonómico. Alli los pobres sin entender que vigilan y porque. Alcanzando a imaginar que el artista que expone sufre un trastorno de sindrome de diogenes o que en le mejor de los casos tiene un trastero enorme para tanto objeto. Jajajaj no podia de la risa cuando oi que todo era pornografía pura, más bien fetichismo respondí yo. Increíble escuchar todas las cuestiones que les planteaba la muestra. deberián destinar parte del presupuesto museistico a gestionar un departamento de cacofonías artísticas, otro modo de acumular pero en este caso las cuestiones que se le plantean a los espectadores cuando pasean por una muestra. Jajajaj sería muy interesante.
Recomiendo visitar la muestra, a mi me ha producido un placer enorme, porque tal vez tambien sea otra acumuladora de objetos y todo me resulte familiar pero extraño al mismo tiempo. Y ya lo dijo Proust, que no hay nada más gratificante que viajar a traves de la mirada de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario