24 mar. 2008

El principito y el zorro.

el Principito de Antoine de Saint-Exupery
- Ven a jugar conmigo - le propuso el principito.
- Estoy tan triste...- No puedo jugar contigo - dijo el zorro. - No estoy domesticado.
- Ah! perdón - dijo el principito.Pero, después de reflexionar, agregó:
- Qué significa "domesticar"? .....-
........Es algo demasiado olvidado - dijo el zorro. - Significa "crear lazos...
"- Crear lazos?
- Claro - dijo el zorro. - Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú
serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo...
- Comienzo a entender - dijo el principito.
- Hay una flor... creo que me ha domesticado...
- Por favor... domestícame! - dijo.
- Qué hay que hacer? - dijo el principito.
- Hay que ser muy paciente - respondió el zorro. - Te sentarás al principio más bien lejos de mí, así, en la hierba. Yo te miraré de reojo y no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...
Al día siguiente el principito regresó.
- Hubiese sido mejor regresar a la misma hora - dijo el zorro. - Si
vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, ya desde las tres comenzaré a estar feliz. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. Al llegar las cuatro, me agitaré y me inquietaré; descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes en cualquier momento, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón...
Así el principito domesticó al zorro. Y cuando se aproximó la hora de la partida:
- Ah! - dijo el zorro... - Voy a llorar.
- Es tu culpa - dijo el principito -, yo no te deseaba ningún mal pero tú
quisiste que te domesticara.
- Claro - dijo el zorro.
- Pero vas a llorar! - dijo el principito.
- Claro - dijo el zorro.
- Lo esencial es invisible a los ojos - repitió el principito a fin de
recordarlo.
- Es el tiempo que has perdido en tu rosa lo que hace a tu rosa tan
importante.
- Es el tiempo que he perdido en mi rosa... - dijo el principito a fin de
recordarlo.
- Los hombres han olvidado esta verdad - dijo el zorro. - Pero tú no
debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has
domesticado. Eres responsable de tu rosa...
- Soy responsable de mi rosa... - repitió el principito a fin de recordarlo.

2 comentarios:

  1. me he copiado de el dueño de la puerta de tanhauser saludines

    ResponderEliminar
  2. Muy bello, como siempe, pájara...

    ResponderEliminar