8 jun. 2009

donde viven los monstruos. Where the Wild Things Are.

Estamos ante un bello y escepcional libro donde hay a partes iguales sensibilidad, fantasía y tecnica. El autor Maurice Sendak es un creador de atmósferas donde se se amalgaman la nostalgia, la inocencia y los sueños más desbocados.
Sendak debe buena parte de su fama mundial a esta grandiosa obra publicado en 1963. Convertida en Ópera por Oliver Knussen en 1980 y en ballet con Randall Woolf, 1997), y que ya se está adaptando al cine este año por Spike Jonze. Solo queda disfrutar de esta joya de la ilustración que a pesar de los años sige manteniendo esa magica capacidad de transformar la fantasía en una realidad creativa.

max5.jpg

max6.jpg

max7.jpg

max8.jpg
max9b.jpg


max10.jpg


max11b.jpg

max12b.jpg

max13b.jpg

max14.jpg


La noche que Max se puso un traje de lobo y comenzó a hacer una travesura tras otra su mamá le dijo: “¡ERES UN MONSTRUO!”y Max le contestó: “¡TE VOY A COMER!”y lo mandaron a la cama sin cenar.Esa noche en la habitación de Max nació un bosque y el bosque crecióy creció hasta que el techo se cubrió de enredaderas y las paredes se transformaron en el mundo a su alrededor y de repente apareció un océano y Max navegando en su bote y navegó día y noche durante varias semanas y casi más de un año hacia donde viven los monstruos.Y cuando llegó al lugar donde viven los monstruos éstos emitieron unos horribles rugidos y crujieron sus afilados dientes y lo miraron con ojos centelleantes y le mostraron sus horribles garras hasta que Max dijo: “¡QUIETOS!” y los domó con el truco mágico de mirarlos fijamente a los ojos sin pestañear y se asustaron tanto que dijeron que él era el monstruo más monstruo de todos y lo nombraron rey de todos los monstruos.“Y ahora”, gritó Max, “¡que comiencen los festejos!” “¡Basta ya!” gritó Max y ordenó a los monstruos que se fueran a la camasin cenar. Y Max el rey de todos los monstruos se sintió solo y deseó estar en un lugar donde hubiera alguien que lo quisiera más que a nadie.De repente desde el otro lado del mundo le llegó un rico olor a comida y renunció a ser rey del lugar donde viven los monstruos.Pero los monstruos gritaron: “¡Por favor no te vayas-
te comeremos- en verdad te queremos!”A lo cual Max respondió: “¡NO!”Los monstruos emitieron unos horribles rugidos y crujieron sus afilados dientes y lo miraron con ojos centelleantes y le mostraron sus terribles garras pero Max subió a su bote y se despidió de ellos y navegó de regreso casi más de un año por varias semanas y durante todo un día hasta llegar a la noche de su propia habitación donde encontró su cena que aún estaba caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario