16 feb. 2010

the road

The road es la zona gris y cruel de una ficción dura , terrible. La legitimidad de su historia viene precedida por la auténtica tragedia del ser humano: sobrevivir en la nada, en el vacio de un mundo oscuro, ceniziento y nauseabundo. Una atmósfera donde adviertes la siempre cruel sensación de lo impredecible. No hay descanso, ni tregua, ni paz sólo la infinita ausencia.

Pero al mismo tiempo que te sacude el alma te desempolva la conciencia. Como una bofetada seca que te despierta. Bueno a quien sea medianamente sensible o por lo menos tenga la precaución de saber a qué tipo de historia se enfrenta. No es apta para palomitas ni para tomárselo a risa. No es para decir al final menuda mierda, aunque si menuda mierda seria que el mundo algún día pudiera ser lo que imaginó Cormar MacCarthy.

Sí esta ciencia-ficción de un apocalíptico escenario duele tanto, es porque contiene demasiada verdad. Es uno de los mejores retratos de la existencia estirada hasta el límite de la misma. Cuando no hay nada solo queda lo que llevamos dentro, lo que somos, es dcir lo que pensamos y al mismo tiempo sentimos. El fuego que nos cobija.

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo contigo, María. La he visto esta tarde y aún sigo sobrecogido.

    ResponderEliminar