24 mar. 2007

Judith Scott pequeña graciosa y vital como un pájarillo

Sordomuda y con sindrome de Down, Scott vivió la mayor parte de su vida en un sanatorio hasta que su hermana gemela se la llevó a california. Allí fue donde se desveló como una consumada artista y se puso el sombrero, gracias al Creative Growth Center de Oakland( planteado como un centro eminentemente artístico y no ocupacional), un estudio y galería de arte en el que trabajan cerca de un centenar de disminuidos psíquicos. Es una historia de una creación desde al aislamiento, arte "outsider" en estado puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario