28 abr. 2007

.

Samuel Becket escribío un corto pero intenso momento literario llevado hasta los extremos. Una literatura que se vuelve sobre si misma. El tema principal de "Compañia" es la recosntrucción de la identidad. La forma de construcción de quien es ese yo. De la presencia que nos acompaña, nuestro propio yo. Un instante de la zona en la que no somos lo que normalmente somos. Donde todavía nos somos. Y lo que soy es alguien hablando. El lenguaje se tranforma en pequeñas cantidades de información, lanzadas al vacio, que rebotan en la oscuridad. Indica una distancia. Imaginar es el principio de la narración. Un cuerpo que habla y que oye. El principal problema es el problema del sujeto cuando escribimos un relato. El uso de la segunda persona caracteriza la otra persona. Es provocar extrañeza sobre si mismo. Estado indiferenciado de la consciencia mediante la repetición . Estamos extrañados. Ya me recuerdo dice Beckett. Acordarnos de quienes somos. No estamos acostumbrados a vernos de espalda, el escorzo. Como nos ven los otros. Nos saca de la identidad frágil. Hay una objetividad extraña. Pasa cuando miramos un cuadro, es un punto de vista que tiene una objetividad completa. Escribe en primera persona. El de la tercera voz enuncia al otro. El narrador no sabe nada. Estrategia de empobrecimiento liteario. Cada vez menos personajes. Un personaje que habla y está haciendo preguntas sobre si mismo. El innombrable de un monólogo que no tiene dirección, no tiene fin, son palabras. No hay sujeto. Superposición de ritmos. Ha desaparecido el sujeto, el narrador, el personaje , el actor. Ha desaperecido el díalogo. Sólo hay lenguaje. Respiración. Un discurso sobre el ruido. Decosntrucción del lenguaje desde el lenguaje. Una ultima rama del existencialismo más atroz. Hablamos para hacernos compañia a nosotros mismos. Que se de la presencia que me acompaña. Existir es estar fuera. Colocarte a una distancia. El tenue sonido de su aliento. Rumores que nos acompañan siempre. Sonidos que nos acompañan como un ritmo. El odio no se puede cerrar. No podemos apagar las sensaciones. Rumor consciencia que construye. Se escribe para la compañia de nuestra soledad. Pequeña entidad electrica y nerviosa. Estoy hecho de palabras. Todas estas palabras son un conjunto de percepciones. ¿Para que hablamos? Si soy palabras. El final de los desplazamientos , apunta hacia algo, su pura movilidad. Mientras halla palabras hay que decirlas. Quien dice, lo dice todo. El lenguaje, manchas en el silencio. Pañuelo sobre un cancer. Sensaciones de vacio absoluto. Hay algo demasiado tremendo. Se muestra como lo que es una manpara sobre el silencio. Las palabras saben más de nosotros que nosotros más de las palabras. Una palabra que no tiene dirección es extraña. Como el zumbido de un insecto. Quien importa es quien habla. Justo la palabra es el borde del silencio. Las voces son un eco. Nuestro mundo son percepciones y palabras. No hay más alla del lenguaje. No hay experiencia más alla. Vivimos en el lenguaje. Unidad hecha de lenguaje. El lenguaje es todo lo que tenemos. Es una decisión. Solo el que espera encuentra lo inesperado. Mientras halla palabras hay que decirlas. Nos acompañan porque hacen menos patente una realidad dolorosa, que estamos solos en este mundo, que nadie siente por nosotros. Que solo uno mismo puede redimirse para morir y renacer de nuevo. Nadie te levantara del suelo cuando te den con fuerza en alguna esquina de tu alma. Si no cuentas contigomismo es lo mismo que no contar con nadie. Hacezme un favor vos, escuchate, comprendete, aceptate, tolerate, y quierete. Te sentiras mejor............

No hay comentarios:

Publicar un comentario