1 may. 2007

Diane arbus Freak Story



A través del arte cada cual busca liberar sus demonios particulares. Dar rienda suelta a sus preferencias, sus odios. Desata la metáfora de su miseria interior; libera de algún modo sus extrañas pasiones, da cuerpo a sus fantasmas y terrores diurnos, recuperar la vigilia con un sol extinto en el alma o con una aurora que a golpe de cuchillo se abre paso por el escenario de la piel.
A Diane, Lewis Carrol con su libro Alicia a través del espejo le ayudó, en el inicio a imaginarse otros mundos y Freaks (la parada de los monstruos) de Tod , 1932, le brindó la oportunidad de reafirmarse en sus ideas y seguir investigando. Diane era una persona extremadamente sensible y se dejaba influenciar libremente por los amigos, libros y situaciones que ella previamente había decidido que formaran parte de su vida.
Libre, rebelde, inteligente, segura de su filosofía de vida pero insegura con respecto a su propía valía, su autoestima. Es posible que el hecho de que la pagaran, en las revistas donde publicaba, la mitad que a sus compañeros, tuviera algo que ver.
Decidío ser una gran artista triste y lo fue, decidío salir a buscar un mundo en la realidad que se pareciera a la fantástica e irreal y lo encontró. Decidío actuar en la vida sin reglas sociales, morales o artísticas; odiaba la máscara que la gente se poní para parecer ser lo que no eran, intentaba por todos los medios que sus retratos se despogaran de ella, quería mostrarlos tal y como eran. Esto le produjo cierta incomprensión de su obra por parte de la sociedad.
Es posible que muchos de nosotros vivamos siempre encerrados en un mismo mundo prefabricado, en el que no existe mas que lo que nuestras trilladas experiencias se molestan en recordarnos. Hay gente que se conforma con eso. Diane no. Diane fue a la cacería del lado oscuro de la vida poblada de monstruos arrebatadamente humanos, de esa vida amueblada de seres estrafalarios y drámaticos, de seres como sacados de una pesadilla; pero eso sí todo organizadoo en la foto con sensibilidad y una emocionada sutileza.
Diane sufrío durante toda su vida depresiones y crisis emocionales, dentro de su alma hervían los miedos que hacían blanco en sus nervios, que al final pudieron con ella, se sentía sola y buscaba apoyo desesperadamente, creo que muchos de los que consideraba sus amigos no la tomaron en serio.
un poema de su hermano a Diane
Para D
Mi querida, me preguntó antes del fin
pensaste en aquel juego de niños
del que seguramente jugaste, en el que
corres por encima del estrechomuro de un jardín
imaginando que es la cima de una montaña
con insondables precipicios a ambos lados
y cuando sentiste que perdías el equilibrio
saltaste, porque temías caer, y pensaste
sólo por un instante: es ahora cuando muero.
Eso fue hace una vida. Ahora ya no estás,
te negaste a seguir jugando el juego de los adultos
en el que, manteniendo el equilibrio en la cima que corona
la oscuridad
se sige corriendo mirar abajo
y nunca se salta por temos a caer . Howard Nemerow.
Va por aquellos que en un momento dado se han sentido terriblemente solos, incomprendidos, atenazados por el miedo, animo siempre se sale hacia delante por muy duro que sea el camino. Y si no hay puerta por donde salir, siempre puedes inventar aquella por la que puedes salir.
En algún rincón
para todos es igual
encontrar un sueño roto
y en las calles
observar que no siempre
en las esquinas brilla el sol.
Maria Salan 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario