12 may. 2007

Etant donnés MARCEL DUCHAMP


Porque siempre hay algo detrás. A veces rezuma y se escurre por sus fisuras. A veces engulle-¿o amenaza con escupir lo que tragó?-, y los muros de un Limbo digieren como boas a quienes se apoyaron contra ellos. A veces sólo aguarda:una grieta, un ojo de cerradura nos invitan a mirar al otro lado. A lo mejor algo nos mira del otro lado. De quíen son los ojos de la cerraduras:para quién trabajan. Exactamente nueves meses después de la muerte de Duchamp se abrío en el Museo de Filadelfia la sala que muestra -y esconce y hace posible- la obra de sus últimos veinte años :Etant Donnés. Al entrar sólo vemos un muro hecho con esos ladrillos. Otra pared con ojos: en el muro hay una puerta; en la puerta, dos agujeritos. Los ojos , aquí, son los del propio Marcel Duchamp. Corremos, claro, a mirar por ellos. Al otro lado un espacio oscuro, cerrado por otra pared: ¿un Limbo antes del Paraíso, una de esas tierras de nadie ?. Podría ser, porque más allá, tras una grieta, vemos una especie de jardín del Edén: un paisaje, una mujer desnuda, un sol falso, agua de verdad corriendo, que nos hipnotiza. ¿Es Etant donnés una escultura, un environment, una instalación? La cosa no es tan simple. En el cuedernito de instrucciones para su montaje Duchamp lo llama "aproximación desmontable". Decía Duchamp:el espectador hace la pintura. Y ciertamente la mirada a través de la puerta hace Etant donnés. ¿Existe Etant Donnés-cuando nadie mira por el ojo de la cerradura? Es una versión sofisticada de una pregunta inquietante de nuestra infancia, relativa a la luz de la nevera y con más enjundia de lo que creemos de mayores. . Cage recuerda los dos talleres americanos de Duchamp. El de las visitas y el otro: el contiguo donde trabajaba, vedado incluso a los íntimos. Justo al otro lado de la pared, latiendo y perturbando la visita oficial.Duchamp quería trabajar bajo tierra. javier montes

Una obra que es conocida despues de su muerte y en la que llevaba más de veinte años trabajando en secreto, su gran hermetismo y complejidad hacen difícil su comprensión. ¿Es otro punto y aparte? ¿Es el punto final?

1 comentario:

  1. precioso el texto sobre los etant donnés.. conserva el misterio de las piezas en las palabras..

    he navegado por tus blogs y están llenos de felices coincidencias con nombres propios y de otras, frágiles, preciosas como tus tiburones o tus piedras de fieltro...

    como no me aclaro desde donde se puede enviar un mail, te doy las gracias desde aquí
    :)

    un saludo desde escrito a lápiz!

    ResponderEliminar