2 jul. 2007

"La rítmica andariega del paseo es excitante para el pensamiento poético" dice Gamoneda, que ademas aprendío de Claudio Rodríguez a ser "obediente a la andadura" "la rítmica es una noción musical que nos proporcionan nuestros neurotrasmisores. Dado de que es un hecho intelectual, dado que es palabra pensada y que el ritmo donde verdaramente está es en la cabeza"

Plantea una cuestión crucial y determinante en estos momentos. El padecimiento que estamos viviendo contenida en una catástrofe, lenta, dulcificada, progresiva, que nos convertirá en seres intelectualmente domesticados. Un mundo inestable de falsa estabilidad de alfileres... un abismo de precariedad. Ahora más que nunca no contemplamos ni escuhamos. "el hecho poético, al respeto por el concepto primitivo de lo sagrado, al silencio. El pensamiento poético es música en su origen. Nos alejamos de las formas del conocimiento que suponen sensibilidad y abstracción a cambio de pensamiento utilitario."
Nuestro mundo está construido a base de palabras. Y son ellas las que descubren lo que somos. Como diría el poeta anteriormente citado "Si sé que no soy consciente de lo que sé, hasta que no me lo dicen mis propias palabras" sin palabras no existiriamos, el lenguaje, es una mirada, ojos que nos sirven de comunicación e integración en el mundo. hablamos para sentirnos si cabe menos vulnerables, más acompañados. Nunca nos abandonan aunque se empeñen en hacerlas invisibles. Si señores y señoras ¡QUIEN TIENE EL VALOR DE ESCUCHAR! más díficil todavía ¡QUIEN SABE ESCUCHARSE!

"En la poesía no se escribe con programa ni proyecto: de lo desconocido se llega al conocimiento. Desconfío mucho de los poetas que escriben con un tema, una deliberación previa"

No hay comentarios:

Publicar un comentario